sábado, 23 de agosto de 2014

Tortitas

Muy buenas queridos lectores otra semana compartiendo con ustedes más y mejores secretos, como sabréis todos, menos el hombre que me ha preguntado esta mañana en qué mes estábamos, ya ha finales de agosto los amantes del invierno empiezan a oler a lluvia, chimenea, manta y caldito. Pero no soñéis tan pronto que aun nos queda un poquito de calorcito para disfrutar de alguna que otra fiesta, y es que eso se lleva dentro... Pues bien hoy os presento una receta perfecta para los amantes del invierno, pero también del verano; para niños, pero también para mayores; para desayunar, pero también para merendar. Bueno pues ya no os tengo con la intriga más tiempo, nuestro dulce de esta semana son ni más ni menos que las Tortitas, si, esas que son típicas del continente americano, supongo que las habréis visto en alguna película, pues bien son sencilisimas y están deliciosas, pero para comer hay que ponerse manos a la obra, así que a cocinar!

Ingredientes: 

  • 200 g de harina de repostería
  • 1 sobre de levadura química
  • Media cucharadita de café de sal 
  • 50 g de aceite de girasol
  • 30 g de azúcar
  • 300 g de leche
  • 2 huevos
  • Mantequilla para la sartén
  • Nata montada, sirope de chocolate, caramelo, mermelada... (para servir)

Elaboración:

  1. Se mezclan con una cuchara o un utensilio similar en un recipiente la harina, la levadura y la sal.
  2. A esta mezcla se le añade el aceite y se bate, a continuación se añade el azúcar y la leche y se bate hasta que quede una mezcla cremosa.
  3. Por ultimo rompemos los huevos en un plato para asegurarnos de que se encuentran en buen estado y los añadimos en la mezcla batiendolo todo bien para evitar grumos, deberemos tener en cuenta que esta mezcla no queda muy espesa, la textura es similar o un poco mas espesa que la de los creps.
  4. La introducimos en la nevera unos 10-20 minutos. 
  5. Preparamos una sarten, la untamos con un poco de mantequilla para evitar que se pegue la masa y vertemos un cacito de la masa sobre esta, de forma que se quede redonda y no muy grande aunque el tamaño dependerá de nuestro gusto y/o tiempo. La dejamos unos segundos o un minuto depende de lo fuerte que este el fuego y le damos la vuelta de forma que queden morenitas sin llegar a quemarse. Si tenemos una plancha podremos hacer varias a la vez y el trabajo será más rápido. 
  6. Y listo ya las podemos servir! ¿Facilisimo no?